4 comentarios

1 de marzo, 2021.

Anoche conversaba con una amiga y ella dijo algo que me causó risa, estuvimos jajaja  jijiji  juntas por largo rato con nuestras ocurrencias sin embargo ahora que lo medito con más calma tiene más de razón que de chiste...dijo algo así como: "Necesito un novio que me rompa el corazón y asi lograr perder unos kilos jajaaja porque fulanita y sutanita que cortaron con el novio las he visto muy flacas, y yo quiero ser flaca..." jajaja ambas soltamos la risa. 
Aquí hay dos puntos a resaltar, o los novios son rompe corazones o necesitamos algo de aflicción para tomar decisiones. No hablaré de los novios jajaja nooooo, hoy no, en esta ocasión me hace mas ruido comentarles sobre esas crisis que nos empujan al cambio, que nos orillan a volver al inicio y retomar las riendas de nuestra vida, al reset de nuestra  primera ilusión, de aquello que nos encendía el fuego, de aquel dicho tan cierto que recita: no hay mal que por bien no venga. Por eso estoy de vuelta, por eso retomo mi pasión que es abrir el corazón en forma de letras, letras que dejo en este espacio donde alguna vez renací y que hoy es el reencuentro conmigo misma...¿les ha pasado? 

10 comentarios

Y aquí estoy, ¡dándole batalla!

Ésa fue mi respuesta cuando una amiga social me preguntó de qué se trataba mi enfermedad, -no me considero enferma, aunque lo esté, – mientras pueda seguir mis actividades normales (la mayoría) y pueda seguir pensando coherentemente, estoy sana.

Aquí estoy dándole batalla… por eso me estoy atendiendo y soportando los tratamientos incómodos y muy dolorosos. De las muchas cosas que le aprendí a mi madre es a ser valiente, aún en la ante sala del adiós, tumbada en cama, pero ella de pie.

Y es que así son las cosas en la vida: caprichosas y tercas, renuentes y determinadas, volátiles, efímeras, tediosas y muchas, muchas veces sin explicación…pero yo aquí estoy, ¡dándole batalla!

8 comentarios

Te vas a desenamorar de mi…

“Te vas a desenamorar de mí,
muchas veces.

Y no me importa.

Yo no quiero que vivas enamorado
de mí.

Lo que me importa es que vivas
eligiéndome.

Aunque estés enojado, triste, o agotado.

Que aún así, se acabe el día y digas:
“Ella, no sé por qué,
pero ella. Mil veces ella.”

~Anónimo

3 comentarios

No todo está cancelado…

A %d blogueros les gusta esto: